Saltear al contenido principal
Menú

Todo acerca de los tipos de celulitis

Todo Acerca De Los Tipos De Celulitis

Si bien es una realidad a nivel mundial que los humanos tengan tendencia a presentar celulitis, sobre todo en el caso de las mujeres, a pesar de ser una respuesta natural ante una mala alimentación y vida sedentaria a muchas mujeres esto le causa incomodidad, incluso algunas manifiestan baja autoestima y puede que hayan cambiado su forma de vestir. Para que una persona tenga celulitis no necesita tener sobrepeso, de hecho un 98% de la población padece de ello. La celulitis es grasa que aparece por deficiencia de elasticidad en la piel, factores genéticos, cambios hormonales y sedentarismo. Si estás aquí ya sea por tu aspecto físico o por salud es importante que sepas algunas cosas sobre los tipos de celulitis y tratamiento, ¡animo no todo está perdido!

¿Qué tipos de celulitis hay?

Existen varios tipos de celulitis, esto pasa porque al pasar los años la celulitis va adquiriendo nuevas formas, texturas y coloración, a continuación te mencionamos y explicamos cada una de ellas:

Celulitis edematosa: Este tipo de celulitis es muy común y es la que presentan la mayoría de las mujeres, se manifiesta cuando hay un exceso de acumulación de líquidos y debido a problemas linfáticos y de circulación, este tipo de celulitis no presenta coloración sin embargo se ve como una textura heterogénea y gelatinosa en las piernas y muslos, debido a la acumulación de líquidos la persona que la padece puede presentar dolor.

Celulitis dura: Este tipo de celulitis se presencia en la piel dura y de tonalidad naranja, generalmente se manifiesta en personas blancas, jóvenes o atléticas, debido a la dureza de esta celulitis se producen las estrías, estas se observan detrás de las rodillas, entrepiernas, debajo de los brazos, y senos.

Celulitis infecciosa tipos y características: En cuanto a los tipos de celulitis infecciosa nos referimos a aquellas celulitis que no aparecen por falta de elasticidad o cambios hormonales, sino por un origen bacteriano, generalmente aparecen por contaminación de heridas o a través de picadas donde se aloja la bacteria Streptococcus, existe una predisposición en personas con un sistema inmune debilitado o pacientes que presentan diabetes.

A pesar de que con un tratamiento este tipo de celulitis desaparece no se puede descuidar debido a que puede traer posibles complicaciones en el área dérmica. Para tratar la celulitis infecciosa o celulitis bacteriana se deben tomar antibióticos prescritos por un especialista del área de la salud, los antibióticos más comunes para tratar esta afección son la amoxicilina y la cefalexina, dependiendo de la gravedad de la celulitis el tratamiento puede durar de 15 a 20 días. Este tipo de celulitis puede resultar contagiosa, esto ocurre si la bacteria llegase a tener contacto con poros o heridas de una persona con un sistema inmune débil.

Diferencias entre ellas

Si bien en este post hemos hablado sobre varios tipos de celulitis, pero siempre es oportuno saber diferenciar una de las otras ya que una de ellas tiene repercusiones en la salud. La celulitis edematosa y la celulitis dura pertenecen al grupo de celulitis con causas estéticas y producto de deficiencias de colágeno, es decir puedes vivir años con estos tipos de celulitis sin ninguna repercusión a tu salud. Por último está la celulitis infecciosa o celulitis bacteriana que surge por factores externos, en este caso por una bacteria y deteriora poco a poco la piel y se extiende hacia los tejidos causando dolor, fiebre e infección.

Cómo prevenirlas y tratarlas

Para prevenir la celulitis edematosa y dura es necesario cambiar el estilo de vida, se necesita de una moderación de alimentos y tomar mucha agua para activar de nuevo el colágeno en la piel. No consumas alimentos fritos y no te excedas de una dieta estricta ya que podría empeorar el estado de celulitis dura y tener como resultado estrías, también es ideal acudir a un especialista, en este caso dermatólogo para que puedas recibir un tratamiento anticelulítico sin dolor. A veces no basta con usar cremas y cambiar la alimentación, dependiendo de la celulitis que tengas y la zona, deberás recibir un tratamiento estético.

Por otro lado, para prevenir la celulitis infecciosa debes tener cuidado con las zonas de tu piel que han sido picadas recientemente por animales, limpia con alcohol y evita tocar esa área con los dedos u otros objetos, lo bueno es que este tipo de celulitis es difícil de contraer, en el caso de padecerlo con un tratamiento de antibióticos en pocos días desaparecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *