Saltear al contenido principal
Menú

Rutina después de la ducha para cuidarse la piel

Rutina Después De La Ducha Para Cuidarse La Piel

La ducha es uno de los momentos más relajantes del día, independientemente de la hora a la que te duches, si es por la mañana, por la noche o después de comer.

Además de ser uno de los momentos más relajantes, también es el momento perfecto para dedicarle un tiempo a tu piel, cuidarla y mimarla. Por eso, es importante seguir una rutina antes de la ducha, durante y después de la misma.

A continuación, te contamos como debe ser la rutina perfecta después de la ducha para cuidar tu piel. Esta rutina es de lo más sencilla y puede resumirse en dos pasos.

Lo primero que hay que hacer, nada más salir de la ducha, es secar la piel. Sería bueno empezar eliminando el exceso de agua del cuerpo con las manos, empezando por la parte superior y trabajando hacia abajo. Una vez que se ha eliminado ese exceso, se continúa secando la piel con una toalla. Esta acción no puede realizarse de cualquier manera. Es importante secar la piel suavemente, a base de toquecitos, haciendo un poco de presión con la toalla, pero sin frotar. Así evitaremos que la piel sufra con el contacto de la toalla o albornoz.

El segundo paso consiste en hidratar la piel, una vez seca, aplicando una crema hidratante. Todas las pieles, incluidas las mixtas y las grasas, necesitan de este cuidado. Así que sea cual sea tu tipo de piel, nunca te saltes este paso. El objetivo de este paso es retener la humedad que el cuerpo ha absorbido durante la ducha.

Expertos aseguran que el momento perfecto para utilizar los tratamientos hidratantes y obtener un resultado óptimo es justo después de la ducha.

Convierte el momento de la ducha en una rutina de belleza y relajación mientras hidratas, cuidas y proteges tu piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *