Saltear al contenido principal
Menú

¿Cómo recuperar la luminosidad y vitalidad de una piel joven?

El estrés, la contaminación, el frío, los rayos UV… Son muchos los factores que afectan de manera directa a la pérdida de luminosidad y vitalidad de nuestra piel y que hacen que tenga un aspecto más envejecido. Para mantener el bienestar de la piel se necesita un cuidado diario, y se deben seguir una serie de consejos y acciones para mantenerla joven y así recuperar la vitalidad y luminosidad.

Limpieza diaria
Limpiar correctamente nuestra piel todos los días es un paso esencial para conseguir una piel luminosa. La contaminación o los restos de maquillaje son los responsables de obstruir los poros de nuestra piel y favorecen la aparición del acné y de espinillas, que provocan que nuestra piel pierda vitalidad.

Masajes faciales
Es muy recomendable que realices con frecuencia masajes sobre tu piel, puedes hacerlo masajeando la superficie con la yema de los dedos, lo que estimulará los músculos y la circulación sanguínea de los tejidos. Con esto ayudarás a que la actividad de tu piel se vea favorecida y con ello se mejorará la renovación celular.

Exfoliación
Uno de los principales culpables de que nuestra piel tenga un aspecto áspero y poco luminoso es la acumulación de células muertas. Si realizas una suave exfoliación de dos a tres veces por semana conseguirás que estas células se eliminen y con ello tu piel lucirá mucho más radiante y contará con mayor suavidad. La exfoliación se debe realizar con cuidado ya que puede resultar agresiva para determinados tipos de pieles.

Atenuación de manchas
El efecto del paso del tiempo o la exposición excesiva a los rayos del sol puede provocar la aparición de manchas u otras lesiones en nuestra piel. Se puede conseguir un efecto más homogéneo en y atenuar estas imperfecciones mediante productos ricos en vitamina C, ácidos grasos, betacarotenos y aminoácidos, que conseguirán suavizar la piel, reflejando de mejor manera la luz y haciendo que luzca fresca y rejuvenecida.

Cremas hidratantes
Al aplicar sobre tu piel este tipo de cremas ayudarás a que su tono se iguale y a ganar mayor luminosidad. Además, muchas de estas cremas ayudar a proteger y a reforzar la barrera cutánea y con ello evitará la pérdida de agua. Se puede complementar la hidratación utilizando de vez en cuando mascarillas hidratantes.

Protección solar
El sol y los rayos UV son unos de los grandes responsables de que nuestra piel se reseque y pierda luminosidad. Una exposición prolongada al sol puede provocar tirantez y sequedad en la piel, por lo que se recomienda siempre protegerse de los rayos solares con cremas protectoras, incluso en días nublados. Utilizando siempre protectores solares ayudarán a retrasar el envejecimiento de tu piel y prevendrá la aparición de imperfecciones.

Como ves, siguiendo estas sencillas pautas podrás conseguir recuperar la luminosidad y vitalidad para que tu piel tenga un aspecto más joven y, sobre todo, más saludable. Recuerda que en nuestros Centros IDEAL contamos con una gran variedad de tratamientos estéticos que se adaptan a las necesidades y requerimientos de tu piel. No dudes en visitarnos en cualquier da nuestros centros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *