Saltear al contenido principal
Menú

Cómo ponerse morena o moreno rápido y de forma segura

Cómo Ponerse Morena O Moreno Rápido Y De Forma Segura

Cuando llega el verano, uno de nuestros principales retos es ponernos morenos. Volver con un color dorado después de las vacaciones o empezar con nuestros intensivos de piscina para subir el color de nuestra piel son cosas que empezamos a hacer en cuanto los primeros rayos de sol empiezan a brillar. Dejar atrás el blanco nuclear del invierno y empezar a ganar bronceado, a veces, es misión imposible.

¿Qué tengo que hacer para ponerme morena más rápido?

La fórmula del bronceado rápido, bonito, duradero y seguro no existe. Lo primero que debemos entender para saber que estar más morenas es un proceso largo y costoso es el funcionamiento de nuestro cuerpo.

La melanina, ese pigmento que da color a ciertos órganos de nuestro cuerpo como la piel, pelo y ojos. Pero en la piel se activa cuando esta nos protege de los rayos UV. Es decir, el bronceado de nuestro cuerpo se produce porque la melanina intenta protegernos de los daños del sol y, por ello, nuestra piel se pigmenta en color moreno. Por ejemplo, los albinos carecen de esta sustancia y por eso nunca deben exponerse al sol.

Una vez que ya no estamos en contacto con el sol, la melanina vuelve a su color habitual, el blanquecino progresivamente.

Es cierto que, cuantos más días y de manera más continua tengas contacto con el sol, más rápido y duradero será tu bronceado ya que, una vez que la melanina ha empezado a desprender melanocitos, el proceso se acelera de manera vertiginosa.

5 trucos para ponerse morena más rápido y segura durante el verano

Siempre hay ciertos consejos y trucos con los que conseguir ganar moreno y que, sobre todo, este aguante más. Además de saber lo que NO debemos hacer, como sustituir la crema protectora por aceite de oliva o untar refrescos de cola por todo el cuerpo durante las exposiciones al sol, también sabemos qué rutinas seguir para, por fin, ganar ‘morenito’ en un visto y no visto.

  1. Lo primero que debemos tener en cuenta es nuestra alimentación. Comer alimentos ricos en diferentes vitaminas hará que nuestra melanina se active. Los carotenos del tomate y las zanahorias o la vitamina D que se encuentra en el atún y la vitamina E que está en las nueces, es más que perfecta para que en nos pongamos morenos más rápido.
  2. Después de cuidarnos por dentro, debemos prepara la piel por fuera. Y la exfoliación es uno de los primeros pasos que debemos hacer. Y también uno de los más importantes para conseguir un bronceado homogéneo y perfecto.
  3. Mantén la piel bien hidratada. Tanto durante la exposición solar como después, debes aplicar productos y cremas que te ayuden a que la piel no se escame o que no te peles.
  4. Evita las quemaduras. Sí, no hay nada peor que quemar la piel para retroceder en el proceso de ponerte morena además de ser muy perjudiciales para la salud. Usa siempre protección
  5. Utilizar cremas hidratantes que prolonguen el bronceado. Nos ayudarán a que esté más intenso durante más días.

Autobronceador: el producto con el que conseguir un moreno instantáneo

Hay veces que no tenemos tiempo ni de aplicarnos rayos UVA, ni de estar 15 días de intensivo tomando el sol a lo ‘vuelta y vuelta’. Y por eso necesitamos una solución rápida y efectiva para acelerar el bronceado. Y es cuando entran en juego las cremas o toallitas que nos proporcionan un color saludable y bonito al instante. Sí, los autobronceadores son la solución perfecta para que puedas ir a esa boda o a ese importante evento con la piel morena y bronceada.

Este producto ni es peligroso, ni tiene efectos secundarios sobre la piel. Los autobronceadores son un simple tinte que sube uno o dos tonos nuestra piel. Pero ni daña ni perjudica a nuestra salud. Pero, es cierto, que este bronceado no es duradero y, a veces, el resultado no queda tan bonito como esperábamos. Si el producto no es de calidad o si nos pasamos con la cantidad es posible que este tire más hacia un naranja o que, incluso, pueda quedar a ronchones, creando un efecto muy poco favorecedor.

En definitiva, un bronceado bonito, duradero y seguro tiene que conseguirse de manera muy progresiva, siempre con protección contra los rayos UVA y usando alimentos que ayuden a activar la melanina o productos seguros que no dañen nuestra piel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *