Saltear al contenido principal
Menú

Los mejores masajes para ayudarte a combatir el estrés y la ansiedad

Los Mejores Masajes Para Ayudarte A Combatir El Estrés Y La Ansiedad

Todo el mundo experimenta estrés y ansiedad de manera cotidiana. Y esque incluso las rutinas diarias provocan cualquiera de los dos episodios. Por ejemplo, el hecho de despertar por la mañana y acudir al trabajo genera estrés, y es proceso que nos permite adaptarnos a las demandas del entorno. Si a eso le sumamos el miedo a llegar tarde a nuestras actividades, el estrés se convierte en ansiedad, que es una respuesta emocional de no querer que suceda.

Los masajes para el estrés es una de las mejores terapias de relajación para eliminarlo por completo, ya que ayuda a relajar todo el cuerpo olvidándote por completo de los problemas y las causas del estrés. Para reducir el estrés a base de masajes, se recomienda masajear los brazos, piernas, hombros, pies, cuello y abdomen. Por eso queremos contarte las mejores técnicas que hay para la relajación muscular combatiendo el estrés y la ansiedad.

En esta técnica debes hacer foco en tensar y relajar cada grupo muscular lentamente. Esto debe ser realizado pausadamente, concentrándose en cada movimiento. Cada grupo muscular se debe tensar desde 5 a 10 segundos y relajarse por unos 30 segundos. Una vez que se termina con un grupo muscular, se repite el proceso con el siguiente grupo muscular.

Para comenzar, debes ponerte en la posición más cómoda que encuentres, puede ser sentado o tumbado. Una vez que ya te hayas acomodado, respira profundamente y te recomendamos que empieces de pies a cabeza. A continuación, te exponemos los distintos grupos musculares:

Dedos de los pies: contraer – relajar
Pies: elevar los dedos como sea posible, luego relajar.
Piernas: levantar las piernas rectas, apretarlas contra el suelo y relajar. Luego levanta la pelvis, contrae las nalgas contra la superficie y relaja.
Estómago: contraer hacia dentro lo máximo posible, relajar.
Espalda: poner los hombros en el respaldo, te vas inclinando levemente hacia delante, y relajas.
Hombros: contrae hacia atrás, relaja.
Brazos: tensa los bíceps doblando los brazos de forma habitual, relaja. Tensa los tríceps extendiendo el brazo, relaja.
Manos: cierra con fuerza y relaja.
Dedos de las manos: arquear dedos, relaja.
Cuello: inclina la cabeza hacia un costado lentamente, relaja. Repite hacia el otro costado.
Boca: abrir la boca grande, relaja.
Lengua: sacarla lo máximo posible, relajar. Contraerla tanto como sea posible, relajar. Presionar la lengua con el paladar, y relajar. Presionar la lengua contra la base, y relajar.
Ojos: abrir completamente, y relajar.
Frente: contraer los músculos, relajar.

Este tipo de masajes está relacionado con la relajación más que con el tratamiento de un dolor muscular en particular. Los masajes más comunes son el de espalda, pies y manos, aunque también se habitúa hacer masajes en orejas y cabeza entre otros.

Independientemente del tipo de masaje que se realice, todos tienen la función de relajar. Siempre es recomendable que sean realizados en un ambiente relajado, utilizando algún tipo de aceite como por ejemplo el de almendras, incluso poner música de fondo. Pero nunca te olvides de las técnicas de relajación mental, si lo que quieres es alcanzar una completa restauración del balance corporal y mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *