Saltear al contenido principal

Disminuye la aparición del ácido úrico con nuestros tratamientos

Disminuye La Aparición Del ácido úrico Con Nuestros Tratamientos

Comúnmente conocido como “gota”, la subida en exceso del ácido úrico es un problema que afecta a muchas personas en España, sobre todo a hombres que aún no han sobrepasado la edad de 65 años. La hiperuricemia ocurre cuando hay un superávit de ácido úrico en la sangre. Pero ¿qué provoca que suceda esto? y ¿cómo podemos ayudar a que el ácido úrico en sangre no se eleve? En Centros Ideal disponemos de varios tratamientos que pueden ayudarte a la hora de combatir ese problema.

¿Qué es el ácido úrico?

El ácido úrico es un compuesto químico producido por nuestros cuerpos que se encuentra formado por nitrógeno, carbono, hidrógeno y oxígeno. Este compuesto orgánico se forma con el fin de descomponer las purinas, una composición de nitrógeno que produce el cuerpo o que contienen ciertos alimentos. La gran mayoría de ácido úrico que producimos es disuelto en la sangre a la que pasa a través del hígado, y se dirige hacía los riñones para ser expulsada en la orina, pero cuando ingerimos una gran dosis de purina puede darse una acumulación de ácido úrico en la sangre.

Los niveles normales en sangre de ácido úrico se encuentran entre 3,4 y 7,0 mg/dL en los hombres; y en mujeres está entre 2,4 y 6,0 mg/dL. Cuando se supera esos 7,0 mg/dL puede que se produzcan cálculos renales o hiperuricemia (gota), que es una acumulación en forma cristalina de ácido úrico en las articulaciones y en otros tejidos, principalmente en las falanges.

¿Qué provoca el ácido úrico?

En la mayoría de los casos la razón principal por la que se eleva el ácido úrico en el cuerpo es por llevar una dieta poco equilibrada con un gran exceso de ingesta de carnes rojas, marisco o cerveza (purinas). Pero existen otras causas o razones que pueden provocar que se dé la hiperuricemia:

• Por el alcoholismo
• Por una acidosis, es decir, cuando el ácido se almacena en riñones o pulmones, o cuando la base de bicarbonato de estos desaparece
• Como efecto secundario de un tratamiento de quimioterapia
• Por la diabetes
• Por una enfermedad renal quística medular
• Por una insuficiencia renal
• Como consecuencia de la leucemia
• Por practicar de forma continuada un ejercicio intensivo
• Por una intoxicación por plomo
• Por hipoparatiroidismo
• Por una deshidratación producida por medicamentos diuréticos
• Por una toxemia producida durante el embarazo
• Por una policitemia vera
• Por nefrolitiasis

También puede ocurrir que una persona tenga el ácido úrico bajo. Esto suele suceder cuando el individuo tiene el síndrome de Falconi, está infectado por el VIH, tiene una enfermedad hepática o metabólica hereditaria, toma ciertos medicamentos, por el síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética o lleva una dieta con la ingesta de purinas baja.

¿Cómo reducir el ácido úrico?

Una de las primeras recomendaciones que dan los médicos para combatir las subidas de ácido úrico es bajar de peso. Para conseguir lograr esto en Centros Ideal puedes encontrar varios tratamientos reductores que pueden ayudarte a la hora de conseguir reducir la grasa corporal, como por ejemplo Milena reductor, MyCode corporal o el remodelador corporal Cyclone.

Además de bajar de peso, también existen una serie de alimentos prohibidos con ácido úrico alto hay que evitar. Estos son todos aquellos que tienen un elevado índice de purinas en su composición, como las salsas, los caldos concentrados, las vísceras, pescados azules como las anchoas, sardinas o boquerones, el marisco, los mejillones, las legumbres, cereales integrales, verduras como los champiñones, los espárragos, las espinacas o la coliflor, y también bebidas como el té o el café.

Los expertos también indican que una dieta para personas con ácido úrico sería aquella rica en lácteos desnatados, huevos, patatas, cereales no integrales, pastas o azúcar. Además, también recomiendan realizarse análisis y estudios con frecuencia si se tiene predisposición a tener el ácido úrico en exceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *