Saltear al contenido principal
Menú

Cuidado de la piel en invierno

Cuidado De La Piel En Invierno

El invierno es un gran enemigo de la belleza. La sensibilísima piel del rostro acusa doblemente los efectos del frio y del viento de la calle y la sequedad y ambientes cargados de las casas con calefacción. La piel pierde humedad, se tensa de una manera muy poco agradable, parece cansada, frágil… Para evitarlo hay que protegerla especialmente y cuidarla con mimo.

Lo que más necesita la piel durante esta época del año es grasa. Generalmente las cremas hidratantes que utilizamos el resto del año no son suficiente para el cuidado de la piel, porque con el frio las glándulas sebáceas disminuyen su producción con lo que la fina película protectora de la piel tampoco se completa y queda a merced de las inclemencias del tiempo. Lo adecuado para esta época es una crema hidratante con alto contenido en materia grasa que equilibre la carencia natural de la piel y que ante las bajas temperaturas actúe de barrera aislante.

Si a veces la piel está seca y tirante hay que aplicar crema varias veces al día. Por la noche la limpieza es esencial porque así nos aseguramos de arrastrar la suciedad que se haya podido acumular a lo largo del día.

Utiliza solo productos suaves que no aprieten o estiren demasiado la piel, tampoco uses lociones o cosméticos que contengan alcohol. La única forma de prevenir daños irreparables en nuestra piel es cuidándola a diario. Hay curas y tratamientos a base de ampollas que aumentan la elasticidad de la piel y que estimulan el intercambio de sustancias y regeneración celular. Un típico problema invernal son las venillas dilatadas y las mejillas rojas provocadas por el frío. Con el frío se contraen las arterias y con el calor se dilatan, por lo tanto las pieles fuertes son más resistentes a este cambio pero las más sensibles no, hay cremas específicas de acción relajante y controladora de la circulación sanguínea. La zona del rostro más sensible al frío es la que rodea a los ojos porque al no contener glándulas sebáceas se seca con mayor rapidez y aparecen las temibles arrugas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *