Saltear al contenido principal

¿Cuáles son las cejas que van conmigo?

Como en todo lo estético, cada uno debe encontrar la forma que más le favorezca. Siempre se recomienda respetar la forma natural de las cejas, si son más rectas, redondeadas, triángulo marcado… así que aunque quieras definirlas, mantén su origen en la forma. Pero la forma de la cara también influye, y dependiendo del tipo te irá mejor un estilo u otro de cejas. Si la forma de tu cara tiende a ser redonda, las cejas marcadas compensarán la redondez, con el pico notablemente marcado. Si la cara tiende a ser cuadrada, el ángulo de la ceja se recomienda que sea menos marcado ya que así suavizará el volumen de este tipo de rostro. Si más bien es alargada, las cejas casi planas con una pequeña caída en el extremo compensará la verticalidad de la misma. Y por último, encontramos la forma de corazón (frente ancha y mentón fino) y las cejas que más le pueden lucir son las angulosas, que contrastan con la anchura de la frente pero que no sean tan marcadas como hemos hablado para la cara de forma redonda.

Debes tener en cuenta en todo momento los límites de tu ceja. Y, ¿cómo calcularlo?. Pues muy fácil, coges un lápiz y para marcar el comienzo de la ceja extiendes una línea desde la aleta de la nariz hasta el lagrimal. Y así sabrás exactamente qué vello del entrecejo te sobra. Para calcular el punto más alto de la ceja, debes apoyar el lápiz en la aleta de la nariz y hacerlo coincidir con el lado externo de la pupila. Y por último, para calcular el final de la ceja, debes colocar el lápiz desde la aleta de la nariz hasta el lagrimal externo el ojo.

Una vez hayas decidido qué estilo es el que quieres hacerte, y hayas marcado los límites correctamente, estarás preparado para ponerte manos a la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *