Saltear al contenido principal

¿Cómo funciona la carboxiterapia?

¿Cómo Funciona La Carboxiterapia?

La carboxiterapia es un tratamiento estético que se usa principalmente para tratar la celulitis, las ojeras y las estrías. Se puede usar en cara, párpados, cuello, estómago, brazos, piernas y nalgas. Las personas que se someten al tratamiento de carboxiterapia encuentran una mejora tanto en la circulación sanguínea como en la elasticidad de la piel y las arrugas. También ayuda con la reparación del colágeno y la destrucción de grasas. Además, puede contribuir a reducir las ojeras de los ojos al aumentar el flujo sanguíneo al párpado. Algunos también utilizan el tratamiento de carboxiterapia para tratar la disfunción eréctil, la artritis aguda, el síndrome de Raynaud y la alopecia causada por la mala circulación de la sangre.

¿Cómo actúa?

Dependiendo de la parte del cuerpo que se esté tratando, el procedimiento que se seguirá variará, pero generalmente la mecánica es la misma. Es importante conocer que el tratamiento de carboxiterapia es un procedimiento sin dolor, aunque hay algunos profesionales que proporcionan crema anestésica en la zona antes de comenzar con el tratamiento. Una mala circulación sanguínea es parcialmente la responsable de la celulitis, las estrías y los círculos oscuros debajo de los ojos. Las células en el cuerpo liberan dióxido de carbono como desecho. Los glóbulos rojos toman el oxígeno que inhala y lo llevan a los tejidos, luego recogen dióxido de carbono. Finalmente, el dióxido de carbono es exhalado por los pulmones.

Con el tratamiento de carboxiterapia se puede aumentar la circulación sanguínea a un área específica inyectando dióxido de carbono, lo que hace que los glóbulos rojos se precipiten al área. Cuando las células sanguíneas alcanzan la ubicación, crean un aumento en la circulación. Esto funciona para reparar la elasticidad de la piel y, en el caso de los círculos debajo de los ojos, cambia el pigmento a un brillo saludable.

¿Cómo se hace?

El tratamiento de carboxiterapia consiste en tratar zonas del cuerpo mediante microinyecciones subcutáneas con las que se consigue dividir el tejido de las células grasas logrando de esta forma disminuir la cantidad de tejido adiposo y así obtener una piel más rejuvenecida y eludir la flacidez de cualquier parte del cuerpo.
La carboxiterapia funciona microinyectando con agujas muy finas gas carbónico en el organismo celular a nivel intradérmico. Este gas no es sin más que dióxido de carbono medicinal muy parecido al que generamos, por lo que este procedimiento resulta muy poco agresivo para el cuerpo humano.

¿Dónde funciona?

El tratamiento de carboxiterapia se utiliza generalmente para solucionar problemas muy comunes como:

• Estrías. Las estrías que ve en su cuerpo son una ruptura de colágeno dérmico. La carboxiterapia crea nuevo colágeno, que espesa la piel y mejora su apariencia.

• Celulitis. El gas de dióxido de carbono también se puede inyectar en las células grasas, lo que hace que las células exploten y se eliminen del cuerpo. La celulitis es causada cuando la grasa subcutánea sobresale a través de la piel. Varios estudios han encontrado que la carboxiterapia es segura y efectiva cuando se usa para tratar la celulitis.

• Ojeras. Los círculos oscuros debajo de los ojos generalmente son causados ​​por una mala circulación, lo que crea una acumulación vascular. Inyectar el gas debajo del párpado reduce esta acumulación azulada y la reemplaza con un tono de rubor.

• Alopecia. La alopecia (pérdida de cabello) causada por la mala circulación también puede tratarse con carboxiterapia.

Efectos del tratamiento

La carboxiterapia es un procedimiento relativamente seguro con casi ningún efecto secundario. Se trata de un procedimiento ambulatorio y, por lo general, solo tarda entre 15 y 30 minutos en completarse. En algunas personas pueden aparecer hematomas en el sitio de inyección, específicamente en los brazos y las piernas. Este hematoma debería desaparecer en una semana. Es recomendable que cuando el tratamiento de carboxiterapia se realiza para conseguir una reducción de grasa o de celulitis se evite el agua en la zona durante 24 horas, por lo que no se podría dar una ducha o realizar natación.

Cuando la carboxiterapia se usa para tratar las estrías y las cicatrices, resulta relativamente indolora. Esto se debe a que el tejido cicatricial no tiene nervios. Es posible que sienta una sensación de picazón a medida que las estrías se distienden durante el procedimiento. La picazón debería desaparecer en pocos minutos.
En cambio, cuando se usa la carboxiterapia para tratar la celulitis y la acumulación de grasas, se puede sentir presión durante la inyección. Esto es causado por el gas en expansión. En las áreas tratadas se sentirá un calor y un hormigueo después del tratamiento, ya que el gas de dióxido de carbono hace su trabajo y mejora la circulación. Sin embargo, se debe poder realizar una rutina normal después de que se termine el tratamiento de carboxiterapia.

¿Con cuántas sesiones se ven los resultados?

Generalmente no es posible concretar un número medio exacto de sesiones para poder comprobar los resultados, ya que dependerá de cada persona. Lo que sí es recomendable a la hora de realizarse un tratamiento de carboxiterapia es mantener una constancia. Hay personas que han observado los beneficios del procedimiento con unas 7 o 10 sesiones, y otros que en cambio han necesitado 15 o 20, ten en cuenta que cada cuerpo es distinto.

No dudes en preguntar a nuestros profesionales de Centros Ideal por nuestro tratamiento de carboxiterapia, estaremos encantados de informarte y realizarte un estudio de aquellas zonas en las que estés interesado realizarte el tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *