Saltear al contenido principal
Menú

Cómo afecta el cloro a la piel, el gran enemigo del verano

Cómo Afecta El Cloro A La Piel, El Gran Enemigo Del Verano

Después de in invierno largo y frío, con la llegada de las altas temperaturas somos muchas y muchos los que no hemos dudado en ponernos el traje de baño para disfrutar del primer chapuzón del año. Y un recurso muy habitual para los que vivimos lejos de la playa es ir a las piscinas. Aunque debemos tener bastante cuidado con uno de los elementos que allí se encuentran: el cloro. Esta sustancia que ayuda a mantener limpias las piscinas es muy perjudicial para nuestra salud y, sobre todo, para nuestra piel. Irritaciones, eccemas y posibles problemas más graves son los que causa este conocido químico.

¿Qué es el cloro de las piscinas y por qué es tan común?

El cloro es una sustancia química que se emplea como protector del agua de las piscinas para mantenerlas libres de gérmenes y desinfectar el agua de manera rápida y eficaz. Este producto es muy común en las piscinas comunitarias y municipales, ya que hay cantidad de gente en ellas y así es la única manera de mantener siempre limpia y en perfectas condiciones la piscina.

También se suele usar en piscinas privadas, pero de gran tamaño, ya que el agua permanece estancada varios días y las máquinas depuradoras no pueden filtrar bien toda el agua de esta.

En definitiva, es un producto que está bastante presente en los meses de verano y con el que la mayoría de la gente solemos tener contacto directo cuando más calor hace. Pero, aunque sirve para protegernos de gérmenes y bacterias, este producto es altamente irritante y puede dañar y secar en exceso nuestro pelo, uñas y, sobre todo, la piel. Por eso debemos tener cuidado y protegernos contra él.

Piel irritada: una de las mayores consecuencias del cloro

Además del pelo y órganos sensibles como los ojos y oídos, el cloro de las piscinas afecta muchísimo a nuestra piel. Según los expertos, una cantidad controlada y reducida de este producto no tiene por qué ocasionar ningún problema en nuestra salud. Los grandes daños vienen cuando hay más cantidad de cloro de la debida en las piscinas o estamos mucho tiempo en contacto con él.

Y es que el cloro es capaz de deteriorar la capa grasa que recubre nuestra piel y empezar a dañarla. Sobre todo, cuando padecemos de piel atópica o sensible, los síntomas se pueden agudizar con mayor intensidad.

La piel extremadamente seca e irritada es una de las causas más comunes del cloro que se puede agravar y convertirse en una dermatitis atópica, dependiendo de la sensibilidad de nuestra piel y del grado de exposición de esta con el producto químico.

Cómo protegernos antes y después del cloro de la piscina

Lo primero que debemos hacer es evitar los daños ANTES de la exposición al cloro siguiendo unos sencillos consejos que podremos poner en práctica rápidamente:

  • Darse una ducha antes de sumergirnos en el agua de la piscina. Si quieres evitar que la piel se te irrite más de lo necesario con el cloro, primero deberás darte un agua en la ducha. Evitarás que el sudor y otros agentes externos se mezclen con esta sustancia química y así evitarás que tu piel se seque y se dañe en mayor gravedad.
  • Mantén la piel hidratada. Usa cremas hidratantes a diario y bebe como mínimo 2 litros de agua diarios. Si lo que quieres es que tu piel no se seque de más por el cloro, deberás seguir esto a raja tabla.
  • Protege pelo, ojos y oídos. Aunque la piel no se puede proteger demasiado, mantén tu cabello a salvo de esta sustancia y órganos delicados como los ojos y los oídos. ¡Es de agradecer!
  • Nunca te olvides del protector solar antes de entrar en la piscina. Si a la sequedad del cloro le añades una quemadura de rayos UVA, tu piel se transformará en algo seco e, incluso, podrían aparecer manchas indeseadas.

Además de estos truquitos, DESPUÉS de sumergirte en el cloro que tiene el agua de las piscinas, deberás seguir estos pasos para conseguir que tu piel no se resienta en todo el verano:

  • Date una ducha con jabón neutro después de cada baño.
  • Que no se te olvide aplicar gran cantidad de crema hidratante y evita seguir demasiado tiempo al sol.
  • Exfóliate la piel una o dos veces por semana para eliminar todo rastro de cloro en la piel.

Y para tener una piel perfecta, sin rastro de cloro por nuestra piel, es necesario ponerse en manos expertas, como las de Centros Ideal y dejarse hacer. Allí encontrarás todo tipo de tratamientos corporales y tratamientos faciales específicos para hidratar y devolverle a tu piel todo el brillo que ha perdido en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *