Saltear al contenido principal

5 claves para cuidar las pieles maduras

5 Claves Para Cuidar Las Pieles Maduras

Llega una edad en la que nos empezamos a preocupar por tener una piel más joven y nos olvidamos de que esa juventud va ligada a nuestra actitud ante la vida, y si no nos cuidamos, se irá. Lo que queremos es que te sientas orgullosa de esas líneas de expresión que todos tenemos y de las sonrisas que esas marquitas han vivido. Por eso, te vamos a contar unos consejos para que mantengas tu piel madura lo más sana y bella posible.

1. Hidrátate por dentro y por fuera.
Conforme vamos creciendo, nuestra edad va perdiendo grosor. La primera capa de la piel se reseca con más facilidad y necesita una ayuda extra para mantenerse igual de jugosa que antes. Bebe mucho líquido al día, nunca te olvides de tu botellita de agua. Y lávate la cara con agua fría antes de acostarte, y al levantarte.
¡Para ponerte en marcha desde primera hora de la mañana podrías comenzar el día con un desayuno smoothie saludable! Que, además de hidratarte, te dará multitud de vitaminas y te llenará de energía.

2. Una dieta variada supone una piel sana, ¿lo sabías?
La alimentación es igual de importante a cualquier edad, pero a medida que se va cumpliendo años se debe prestar más atención a lo que comemos y mantener un cuidado especial con todo lo que nos llevamos a la boca.
La piel es el reflejo fiel de cómo nos cuidamos y las toxinas provocadas por una mala alimentación podrían provocar un lienzo apagado y falto de brillo. Por eso, debes tener en cuenta en tu lista de la compra alimentos ricos en vitaminas y sustancias que aportan elasticidad a la piel como los siguientes grupos:

  • Cualquier alimento con Vitamina C. Estimulan la producción de colágeno natural de nuestra piel, como arándanos, pimientos, espinacas, tomates y cítricos.
  • Busca alimentos con Omega-3 que te ayudarán a humectar la piel y mantenerla hidratada, como la yema de huevo o los pescados azules, además de los frutos secos.
  • También puedes tener en cuenta los alimentos ricos en Zinc ya que mantiene tu piel más suave, como las ostras, las sardinas o las semillas de calabaza.

Nunca debes olvidar que la piel es el músculo más grande de nuestro cuerpo, y si lo mantienes en forma y evitas las dietas extremas obtendrás resultados más agradables.

3. Cuidado con todo lo que reseca.
Si ya hemos dicho que la piel tiende a resecarse con la edad, imagínate si la expones a factores que todavía la hagan envejecer con mayor rapidez. Cuando somos jóvenes nos preocupamos poco de las consecuencias y tendemos a cuidarnos menos, pero es importante pasar a la acción cuanto antes posible, sobre todo cuando empieces a notar efectos de la edad en tu piel.

  • Toma el sol con moderación y cuida sobre todo tu cara, escote y manos. Si te encanta tomarlo, protégete con un protector solar adecuado a tu tipo de piel.
  • Evita el tabaco y la cafeína, ya que como todos sabemos provocan con mayor facilidad la aparición de arrugas y manchas. Eliminándolos de tu dieta notarás en pocas semanas un cambio mejor en tu piel.
  • No te excedas con los baños calientes, mejor agua tibia y poco tiempo. Añade aceites esenciales al agua para relajarte y evitar que la piel se reseque.
  • En épocas de frío presta especial cuidado a los labios y al contorno de los ojos, utiliza productos de calidad para mantener la piel de esas zonas cuidada.

Como hablábamos al principio, al llegar a ciertas edades se intenta evitar a toda costa la aparición de arrugas, pero es mucho más fácil si te dedicas a mimar y proteger tu piel a través de la alimentación y cuidados que le des. ¡Ahora es tu momento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *